top of page
  • Foto del escritorFrancisco De Regil

Cuatro errores comunes al ser gerente y qué hacer para evitarlos.

Ser gerente no es una tarea fácil, y no se nace sabiéndolo ser. Cuando se es gerente, la principal responsabilidad es dar resultados a través de uno o varios equipos de trabajo. Los resultados ya no son individuales, ahora son grupales.

Las personas con responsabilidad gerencial hemos cometido y cometemo errores en algún momento de nuestra carrera. Es natural, sin embargo, quienes logran tener más éxito cometen menos y aprenden de ellos.

En este artículo te comparto cinco errores comunes al ser gerentes y qué hacer para no cometerlos. Espero lo disfrutes.

Falta de comunicación efectiva: La comunicación es clave para el éxito como gerente y uno de los errores más comunes es no comunicar claramente las expectativas, metas y objetivos a los miembros del equipo. La falta de comunicación puede llevar a malentendidos, falta de alineación y bajo rendimiento.

Para mejorar tu comunicación intenta lo siguiente:

  1. Sé claro y conciso: Expresa tus ideas de manera clara y directa. Evita utilizar lenguaje complicado o ambiguo que pueda generar confusiones. Organiza tus pensamientos antes de comunicarte y sé breve en tus mensajes.

  2. Escucha activamente: La comunicación efectiva no solo se trata de hablar, sino también de escuchar. Presta atención a lo que dicen los demás, muestra interés y evita interrumpir. Haz preguntas para asegurarte de entender completamente lo que te están comunicando.

  3. Utiliza diferentes canales de comunicación: No todas las personas se sienten cómodas comunicándose de la misma manera. Procura usar diferentes canales de comunicación, como reuniones presenciales, correos electrónicos, llamadas telefónicas o herramientas de mensajería instantánea, para adaptarte a las preferencias de tu equipo.

  4. empático: Intenta comprender los sentimientos y perspectivas de los demás. La empatía te ayudará a establecer conexiones más fuertes y a transmitir tu mensaje de forma más efectiva. Considera cómo tus palabras y acciones pueden ser percibidas por los demás.

  5. abierto a la retroalimentación: Fomenta un ambiente en el que se valore y se dé espacio a la retroalimentación. Escucha con mente abierta los comentarios y sugerencias de los demás. Agradece la retroalimentación constructiva y utiliza esa información para mejorar tu comunicación.

  6. Ajusta tu estilo de comunicación: Adapta tu estilo de comunicación a las necesidades y preferencias de cada persona. Algunos pueden preferir una comunicación más directa y otros pueden necesitar más contexto. Aprende a leer las señales no verbales y a ajustar tu enfoque según la situación.

  7. Sé consistente: Mantén una consistencia en tu comunicación para evitar malentendidos. Asegúrate de que tus palabras y acciones estén alineadas. La falta de coherencia puede generar desconfianza y confusión en el equipo.

Falta de delegación: Muchos gerentes pueden sentir la necesidad de controlar todo tienen dificultades para delegar tareas y responsabilidades. La falta de delegación efectiva impide el crecimiento y desarrollo del equipo, además de limitar el tiempo del gerente para tareas estratégicas.

Algunos consejos para delegar mejor:

  1. Evalúa las fortalezas y habilidades de tu equipo: Antes de delegar tareas, conoce a tu equipo y comprende sus fortalezas, habilidades y áreas de interés. Esto te permitirá asignar las tareas adecuadas a las personas adecuadas, maximizando así el potencial de tu equipo.

  2. Define claramente las responsabilidades y expectativas: Al delegar una tarea describe los resultados esperados, los plazos y cualquier información relevante para que el miembro del equipo comprenda completamente lo que se espera de él o ella.

  3. Proporciona las herramientas y recursos necesarios: Asegúrate de que los miembros de tu equipo tengan acceso a los recursos necesarios para completar la tarea de manera efectiva. Esto puede incluir información, herramientas, capacitación o apoyo adicional. Al proporcionar los recursos adecuados, aumentarás las posibilidades de éxito en la delegación.

  4. Establece un sistema de seguimiento: Es importante establecer un sistema de seguimiento para supervisar el progreso de las tareas delegadas. Programa reuniones regulares para obtener actualizaciones, brindar apoyo y abordar cualquier problema o pregunta que pueda surgir. El seguimiento regular te permitirá mantener el control y proporcionar orientación cuando sea necesario, sin microadministrar.

  5. Fomenta la autonomía y el desarrollo: Al delegar, confía en las habilidades y capacidades de tu equipo. Permite que los miembros del equipo tomen decisiones y asuman la responsabilidad de sus tareas. Esto fomentará la autonomía, el crecimiento y el desarrollo individual de tu equipo.

  6. Aprende a delegar gradualmente: Si te resulta difícil delegar, comienza delegando tareas más pequeñas y menos críticas. A medida que ganes confianza y veas los resultados positivos de la delegación, podrás delegar tareas más importantes y estratégicas.

No buscar ni utilizar retroalimentación: Los gerentes a menudo cometen el error de no buscar activamente retroalimentación de su equipo, colegas o superiores. La retroalimentación es fundamental para el crecimiento y desarrollo personal, así como para identificar áreas de mejora. Ignorar la retroalimentación puede limitar el progreso y la eficacia como gerente.

Algunas recomendaciones para maximizar la retroalimentación:

  1. Mantén una mente abierta: Acepta la retroalimentación con una actitud positiva y sin defensas. Recuerda que el objetivo es aprender y mejorar.

  2. Escucha activamente: Presta atención a lo que te están diciendo y demuestra interés genuino. Evita interrumpir y trata de entender completamente el mensaje que te están transmitiendo.

  3. No te tomes las críticas de manera personal: La retroalimentación no siempre será positiva, y eso está bien. No te lo tomes como un ataque personal, sino como una oportunidad para crecer y mejorar en tus habilidades.

  4. Haz preguntas para aclarar: Si no comprendes completamente algo que te han dicho, no dudes en hacer preguntas para obtener más información y claridad.

  5. Agradece la retroalimentación: Reconoce y agradece a la persona que te brinda la retroalimentación por su tiempo y esfuerzo en ayudarte a mejorar. Esto fomentará un ambiente positivo y alentará a otros a ofrecerte su retroalimentación en el futuro.

  6. Reflexiona sobre la retroalimentación recibida: Tómate el tiempo para reflexionar sobre la retroalimentación y considera cómo puedes aplicarla para mejorar tus habilidades o comportamiento. Identifica las áreas en las que puedes crecer y establece metas realistas para trabajar en ellas.

  7. No te apresures a responder: Si la retroalimentación te ha tomado por sorpresa o te ha afectado emocionalmente, tómate un tiempo para procesarla antes de responder. Esto te permitirá responder de manera más calmada y racional.

No invertir en el desarrollo del equipo: Como gerente, es importante invertir tiempo y recursos en el desarrollo del equipo.

Algunos consejos:

  1. Identifica las habilidades individuales y colectivas que se requieren mejorar.

  2. Brinda oportunidades de capacitación, mentoría, #coaching y retroalimentación constructiva.

  3. Proporciona oportunidades para experimentar y exponer.

  4. Permite los errores y busca que el equipo aprenda rápidamente de ellos.

  5. Genera un ambiente de innovación.


Es importante recordar que cometer errores es parte natural del proceso de aprendizaje. Lo importante es reconocerlos, aprender de ellos y hacer ajustes para mejorar continuamente como gerente.


Una manera de acelerar tu desarrollo como gerente y ejecutivo es a través del coaching ejecutivo. No dudes en buscarme para platicar tu caso.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page